los lopez

“Los López”, también en el trabajo

· Por · 22 marzo de 2017 ·

No cabe duda de que el lugar de trabajo se ha convertido en nuestra propia casa. Los horarios tan extensos y la intensidad laboral nos obligan a pasar más tiempo en el centro laboral de lo que pasamos en nuestro hogar.

De hecho, los compañeros son como tu propia familia y amigos. Es más, perfectamente puedes identificar al pariente gracioso, a la oveja negra, al cascarrabias, al colaborador, al primo más criticón, al que se evade de trabajar o al compañero políticamente correcto que no se moja.

Y qué me decís de esos momentos de auténtica convivencia donde las diferencias de temperatura suelen ser un problema, los nervios se crispan porque las mesas no están recogidas, los abrigos están mal colocados o la vajilla no está limpia y preparada para tomarte el almuerzo…

Que los trabajadores de una empresa, además de trabajar, participen en estructuras de aprendizaje, métodos para compartir información, nuevas fórmulas de coordinación y en la creación de equipo eficientes, supone un auténtico desafío.

Y aquí es donde entra la comunicación interna. Las empresas empiezan a entender que no habrá buen ambiente laboral si no hay una comunicación interna real. Como en las familias, es necesario motivar el diálogo fluido donde desaparezcan rumores negativos y conversaciones destructivas. Algunos informes indican que el 50% de los proyectos de las empresas falla por una mala comunicación.

¿Cómo conseguirlo? El primer paso es tratar a todos los empleados por igual. Es importante valorar las sugerencias, pero también las críticas para demostrar que todo es útil.  Y, por supuesto, es clave crear reuniones periódicas y anuales para fomentar el trabajo en equipo. En las pequeñas acciones está el éxito.

Por ejemplo, las redes sociales se han convertido en un elemento imprescindible para mejorar la comunicación interna de las empresas gracias a que dan valor al concepto de “crear una comunidad”. Según la encuesta “Change and Communication ROI”, elaborada por Willis Towers Watson, 4 de cada 10 empresas recurren a estas plataformas sociales. Pero… ¿Qué ocurre con el resto? Hay que fomentar el “salario emocional”, que no consiste en otra cosa que en desarrollar buenas prácticas enfocadas al aprovechamiento del tiempo.

Aunque parezca mentira, la mejora de la comunicación entre los miembros de una comunidad cerrada, mejora la calidad de las relaciones y, en consecuencia, la productividad. Y sí, da igual, llámese “Trescom” o llámese “Los López”. Seguimos en contacto…

Comenta


*

Escrito por

author

Sara Gonzalo Ejecutiva de Cuentas Creo en la comunicación como único medio para entenderse. Sé que si no buscas, no encuentras. #siempreperiodista

Follow Us On Instagram