camunicacion_tresblog

Mamá, trabajo en comunicación

· Por · 1 agosto de 2016 ·

Cuando piensas que es difícil explicar a tus padres a qué te dedicas, te das cuentas de que con tus hijos la cosa tampoco es sencilla. Otra cosa es cuando trabajas en un medio de comunicación, porque por ejemplo en un periódico pueden leer tu nombre al empezar los artículos y en algunos casos, cuando la emoción les embarga, archivárselos. Me refiero a los padres, claro.

Cuando trabajas en una agencia, llega un punto en el que cuesta tanto hacer pedagogía para explicarles qué demonios haces unas cuantas horas al día, que basta con dejarles clara una única premisa: tienes un trabajo y ese trabajo te ayuda a pagar las facturas.

A los seis años, mi hija mayor explicó en una entrevista en la radio que su padre es periodista pero que su madre es “agente”. Al terminar le pregunté por qué decía eso: “Papá trabaja en un periódico y es periodista, tú trabajas en una agencia y eres agente”.

Pensándolo bien, en las agencias hacemos mucho de agente (secreto). Nos pagan por investigar: lo que hacen los medios para colocar nuestros mensajes, lo que se cuece en las redacciones por si hay que prever incendios y broncas posteriores. Y por algo parecido también nos pagan los clientes, ya que cada acción requiere una indagación previa y hay poco margen para la improvisación. Por ejemplo, hemos ayudado a vender televisores en Navidad investigando los minutos que pasa sentado cada español sentado frente a ella, e incluso indagamos, gracias a un estudio, acerca de las medidas antirrobo que adoptan los propietarios de viviendas en España para vender seguros del hogar…

En esta profesión, como en otras, hay mucho de endogamia. Nos encanta leernos entre nosotros, saber lo que hacemos para un cliente u otro. Al fin y al cabo, no somos más que curiosos con título universitario. Pero ahí fuera hay un montón de gente que no sabe muy bien para qué sirve un departamento de comunicación y que no tiene nada claro cuál es el papel de una agencia, más allá de las de viajes y publicidad.

Y ponte tú a explicar la letra pequeña que hay detrás de muchos de nuestras acciones cotidianas. Al final, vamos a tener que recurrir al mismo truco que con nuestros padres: pago mis facturas y tengo un contrato. What else?

Comenta


*

Escrito por

author

Ángeles Caballero Directora de nuevo negocio en Trescom Comunicación De las que se lee las páginas de Economía que os saltáis los demás para ir a deportes. Aspirante a Wonder Woman o Conciliatrix.

Follow Us On Instagram