nociones_diseño_trescom

Nociones básicas de diseño gráfico

· Por · 31 agosto de 2016 ·

Sea una presentación en PowerPoint, una nota de prensa o un folleto, un diseño trabajado siempre mejora la percepción del mensaje por parte del receptor, además de hacer que la idea sea más clara y comprensible. Aunque en todas las circunstancias lo más interesante sea contar con el apoyo de un profesional del sector, sabemos que no siempre hay un designer a tu lado para echarte una mano y sacarte de un apuro. Por eso queremos ofreceros algunas claves de cómo lograr tener algo decente y con sentido, desde el punto de vista de la planificación visual. ¿Listos?

  1. Trust me, my friend: no hace falta rellenar toda la página

Ten en cuenta que el espacio en blanco es casi tan importante como el contenido: el texto necesita un espacio para respirar y que la lectura no sea confusa y perezosa. Además, reducir el número de elementos de un diseño garantiza que la atención del receptor no se disperse.

  1. ¡Ojo con los márgenes!

Mantén el contenido en una misma línea visual, evitando escalones y prestando atención en la armonía que hay entre los elementos de tu página, que deben estar dispuestos con un orden y lógica, y no de manera arbitraria. Además, intenta siempre que el margen sea amplio y no esté pegado a los bordes de tu diseño.

  1. Información jerarquizada = información entendible

Saber priorizar una información sobre otra para definir el orden de lectura es muy importante para orientar el receptor y ayudarle a captar y retener el mensaje. Utiliza la diferenciación por tamaño, fuentes y/o color para destacar elementos tales como titulares, citas o datos importantes.

  1. Comic Sans, ¡NEVER!

Aunque utilizar tipografías distintas es una buena manera de jerarquizar la información, ten cuidado en no abusar. Además, las fuentes elegidas tienen que tener una coherencia entre sí: tipos demasiado similares causan confusión en la mente del receptor, así como el sobreuso de tipos expresivos, como fuentes de estilo manuscrito o demasiado gruesas, sobrecargan el diseño de cualquier documento. Y, por supuesto, ¡Comic Sans never!

¡Tip! Trabajar con pesos distintos (itálico, bold, black, etc.) de una misma fuente es una buena manera de diferenciarla y dar dinamismo a tu trabajo, sin abusar de la cantidad de tipografías.

  1. Evita efectos innecesarios

Poner una sombra o inclinar la foto muchas veces no añaden nada a tu diseño y sólo ensucian la página. Cuanto más sencillo, mejor.

  1. Mantén un estilo gráfico

Elige un estilo para tu diseño y añade todos los elementos en consonancia con este. Por ejemplo: si quieres hacer algo elegante, mejor optar por fuentes sobrias y de fácil lectura (Una Garamond o Helvetica, por ejemplo, en vez de una Rockwell), trazos finos, colores con poca saturación y una línea de imágenes clásica. Si quieres lograr algo un poco más lúdico, puedes optar por el uso de ilustraciones, colores vibrantes y fuentes más expresivas. En resumen, tanto el color como las imágenes, las fuentes o los elementos decorativos, todo debe responder a un mismo estilo gráfico.

  1. Atención a los contrastes

Recurre a la diferenciación para darle dinamismo al documento, llamar la atención sobre tu diseño y ayudarte a jerarquizar la información. Pero no seas tímido y contrástalo bien. Utilizar una fuente 12pt cerca de una de 14pt no va a ser un contraste, sino un error. Lo mismo para los colores: apuesta por tonos complementarios entre sí en vez de demasiado similares (siempre que estos se vean bien juntos y no afecte la legibilidad, por supuesto).

  1. Elige bien los colores

Ten en cuenta que los colores pueden transmitir un mensaje igual que las palabras. Una gama de colores fríos aporta sobriedad, mientras que una gama de tonos más cálidos dan energía a cualquier diseño. Además, hay tonalidades que casan mejor con unos sectores que otros: los azules para salud y tecnología, los rojizos para temas de gastronomía, el verde para medioambiente… Y siempre se debe tener en cuenta cuál es la mezcla de colores en un documento, sin perder de vista el contraste y la legibilidad.

Pero lo más importante de todo es ser armónico, seguir una misma línea en todo el documento. ¿Las imágenes son similares? ¿El bloque de texto tiene la misma tipografía en todas las páginas? ¿El margen sigue un mismo patrón en todo el documento? ¿El estilo gráfico en general es armonioso y coherente? Teniendo en cuenta unas pocas preguntas, seguro que podrás hacer un diseño de 10 y del que todos dirán:

nociones_diseño_trescom1

Para referencias y más lectura:

Libro: Diseño Gráfico. Principios Y Tipografía (Espacio De Diseño), de Robin Williams

http://www.marketingdirecto.com/actualidad/infografias/la-psicologia-del-color-como-las-empresas-utilizan-el-color-para-remarcar-sus-valores/

http://www.yorokobu.es/nociones-diseno/

Comenta


*

Escrito por

author

Luísa Neiva Directora de Arte Una brasileña que ha caído en paracaídas a Madrid. En su vida no puede faltar el diseño, el branding, los viajes, la música y, por supuesto, sus frijoles negros con arroz.

Follow Us On Instagram