mountains-nature-sky-sunny

Y tú, ¿a qué quieres dedicarte? A ser feliz

· Por · 17 diciembre de 2015 ·

Policía, bombero, profesora o futbolista son las respuestas más repetidas por lo más pequeños a la pregunta: ¿qué quieres ser de mayor? Una respuesta que no piensan mucho y que sale más bien de manera instintiva que reflexionada. Una respuesta que, sin querer, lleva implícita la palabra felicidad. Y es que su inocencia hace que no se planteen dedicarse a algo que no les reporte una felicidad máxima. Los madrugones, la nocturnidad, el pasar frío en la calle o el jugarse la vida, son cosas que ni entran en su cabeza.

Y eso quizás es lo que deberíamos hacer cuando crecemos. Porque al final, cuando tenemos que tomar una decisión que marcará el resto de nuestra vida, dejamos de lado la felicidad para preocuparnos más por las salidas profesionales, la remuneración económica o de los días de ocio.

El refranero español es muy sabio y cierto es que “sarna con gusto no pica”. Al final pasamos más tiempo en nuestro trabajo que en nuestra casa, por eso, dedicarse a eso que nos encanta y con lo que siempre habíamos soñado, aunque dediquemos a ello media vida (y toda nuestra energía), tiene su recompensa, y esa recompensa es ser feliz.

No se trata de crear un “Instagram laboral”, donde todas las actividades relacionadas con nuestro trabajo conlleven una felicidad desorbitada que mostremos al resto, porque como todos sabemos, en el trabajo hay días muy buenos y días muy malos. Pero sí se trata de encontrar aquella profesión con la que nos sintamos realizados y podamos alcanzar un alto grado de felicidad. Ya sabes, dicen que “el arte de la vida es ser feliz” y también que pasas más tiempo en el trabajo que con los tuyos. Por eso es necesario crear la fórmula perfecta en la que el trabajo te aporte esa sonrisa que tu vida necesita.

Me alegré de leer hace poco que según un informe publicado por Adecco, 6 de cada 10 trabajadores prefieren un menor salario a cambio de una mayor felicidad laboral. Por fin los profesionales se están dando cuenta de lo que de verdad importa y que “hay cosas (como la felicidad), que el dinero no puede comprar”.

Por último, sólo recordarte que “nunca es tarde” para encontrar esa felicidad.

 

Comenta


*

Escrito por

author

Lorena Molinero Ejecutiva de cuentas y abogada. Dedicándome más a lo primero que a lo segundo. #comunicandoseentiendelagente

Follow Us On Instagram